jueves, 4 de octubre de 2012

Otoño...


Llega el otoño y nuestro amor  se cae como las hojas de los arboles. Ya no quedan noches infinitas atrapadas en colchones y es mal tiempo para un solo corazón rodeado de frío  Llega el otoño y con el la lluvia, lluvia que empapa nuestro amor, nuestros ojos y recuerdos. Alomejor el secreto está en irse, dejarlo todo olvidado y volver en época de sequía. Los días se hacen más cortos, pero el tiempo sin ti no pasa más rápido.  Dicen que después de la tormenta siempre llega la calma, pero en el rincón de nuestra cama hace días que llueve. Quien sabe cuanto pasará para que entre un rayo de sol, pero merece la pena esperar ese gran arco iris.


2 comentarios:

  1. muy bonito tu escrito :D
    ¡Te espero en mi blog he actualizado y quizas gustes checar y comentar:D! besotes♥ nos seguimos?

    ResponderEliminar
  2. A mi el otoño me parece una época propia para el amor. Pasear con el viento frío al atardecer, buscar el calor bajo la manta en un sofá compartido, arrebujarse viendo una historia... a mi manera de ver, hace que aumente la complicidad de una pareja.

    Ahora bien, tu texto cuenta que al final de la época estival algo ha cambiado. Ha comenzado a llover de repete en el mundo interior de dos almas, con nubes de distancia o quizá con nubes de diferencias. Pero llueve... Algo normal en otoño. Y como siempre, atinas a dar con la solución, aunque la solución requiera de un padecimiento en la espera del discurrir del tiempo. Del tiempo que necesita el sol para dibujar el arco iris en el cielo de cada uno de nosotros.

    ResponderEliminar