jueves, 18 de octubre de 2012

Junto ati


Ser feliz de la mano del otro dando ese paseo que algunos más que otros llaman vida. Muchas veces nos soltaremos la mano, pero después nos la agarraremos más fuerte. Porque no importa los baches que halla en el camino si tu estás conmigo, porque no me importa cuantos senderos tenga mi vida si tú estas para guiarme. Y si me sueltas la mano para siempre me quedarán tus recuerdos y los caminos que juntos recorrimos. Si te quieres alejar un par de metros ¡Hazlo! Pero luego deja que te coja carrerilla. Porque me encanta dedicarte trocitos de tiempo y más de una zancada de amor. 

1 comentario:

  1. Me sorprende tanto las cosas que escribes porque es un reflejo de mi modo de pensar.

    Y quizá por ser semejante, pero considero tu modo de ver las cosas una actitud muy sana ante la vida. No sé por qué tendemos a eternizar los sentimientos. Es una postura ilógica porque la vida no es eterna. Y los sentimientos van y vienen, otros incluso regresan. Y otros se olvidan.

    Si hay algo en la vida que tengo muy claro, es que los sentimientos se escapan al raciocinio y que existen para sentirlos y no para comprenderlos. Y en este paseo de la mano, a veces más intenso, otras menos, otras sin sentir un tacto agradable, lo peor que podemos hacer es sentir algún tipo de rencor. Si el pasado fue hermoso, el presente tiene que serlo igualmente. Un abandono, una huida de los sentimientos de un corazón solamente, no puede ser culpable de nada, y mucho menos ensuciar los recuerdos de un tiempo que por bello, debe ser inolvidable, aunque el presente nos haga caminar en soledad.

    Enhorabuena Soraya, por estos relatitos que debería de leer mucha gente. Un besito.

    ResponderEliminar