sábado, 27 de octubre de 2012

El amor viene y va


Como única estrategia para olvidar mis carencias
Alcance la paz con la soledad de aliada
Porque antes de sentir dolor mejor no sentir nada
Hasta que un hada apareció de repente en mi mente
Iluminando un corazón inerte
Me hablo y me dijo que él nunca se va para siempre
Que el amor camina libre como el alma de la gente
Que no entiende de añoranzas y lamentos no,
Que solo vuelve cuando siente que llego el momento
Ahora sé que el amor fuera de nosotros solo es viento
Necesita de un cuerpo donde hallar cobijo y tiempo
Para madurar mientras nos murmura
Voces de luz pura infinita que invitan a levitar
Pero es caprichoso y marcha en busca de aventura
Dejando el alma desnuda en manos de la locura
Solo nos queda esperar jugar con la soledad a oscuras
Hasta que llega otra figura que nos cura.

En estos tiempos de huida el amor viene y va
Cuando todo esta perdido otra luz vendrá
Matara el frío sombrío de la soledad.

Nach, El amor viene y va - Un día en suburbia

2 comentarios:

  1. A parte del poema que muestras en la entrada, que ilustra muy bien el título de la entrada, el título en sí es una declaración de intenciones y una verdad difícilmente rebatible.

    El amor, o mejor dicho la esencia del amor, el tiempo de la locura y de las mariposas en el estómago, del tiempo en el que nada es imposible tiene una fecha de caducidad más o menos breve. A partir de ahí, será la salud que haya tenido ese tiempo, la que influya sobre el futuro. El cariño y el respeto si es que el tiempo ha sido bueno y una búsqueda de la vía de escape si el tiempo ha sido tormentoso.

    A fin de cuentas, lo que queda claro es que, por muchos amores que se acaben, habrá otro esperando donde nadie lo espera y cuando nadie lo espera. Quizá tarde más, quizá tarde menos, pero al final aparece. Si tenemos el alma limpia de prejuicios y daños pasados, lo veremos. Si nos cerramos a las experiencias fallidas, lo dejaremos pasar, si es que el corazón que llega siente lo mismo que nosotros.

    Un besito Soraya. Felicidades por estas reflexiones que regalas. Que tengas un día de vientos propicios a tus sueños y deseos.

    ResponderEliminar